En estos momentos tan caóticos en el que tenemos que estar confinados, algo bueno surgió y es la preocupación por la salud y el retorno a los fogones, o a disfrutar cocinando y haciéndolo de forma saludable. Tenemos más tiempo y una buena manera de pasar las horas, es investigar en la cocina y probar cosas nuevas. Desde el centro Nankurunaisa nos unimos a esa creatividad, ya que una de nuestras premisas es la salud y como no esta empieza en la alimentación.

Hoy os aportamos algo divertido «hamburguesa»….. Vamos halla :p

Lentejas, dícese de ella lo siguiente:

La lenteja es un alimento con una alta concentración de nutrientes. Los hidratos de carbono son los más abundantes y están formados fundamentalmente por almidón. Sus proteínas vegetales, aunque en buena cantidad, son incompletas, puesto que son deficitarias en metionina (aminoácido esencial). No obstante, si se combinan las lentejas con cereales como el arroz, alimento rico en dicho aminoácido, se convierten en proteínas de alto valor biológico, equiparable a las que aportan los alimentos de origen animal. El contenido en lípidos es muy bajo. El aporte de fibra, aunque importante, es también inferior al de otras leguminosas.

Una característica común a todas las leguminosas es la presencia en las raíces de unos nódulos que encierran bacterias del género Rhizobium, capaces de transformar el nitrógeno atmosférico, que las plantas no pueden utilizar, en nitrógeno orgánico (nitrato), que sí pueden utilizar. Por ello, las leguminosas son ricas en proteínas, nutriente que contiene moléculas de nitrógeno en su composición. A menudo se plantan legumbres con el fin de reponerlo.

Interesante no?

Pues si ella le sumamos, verduras y un rico pan el resultado es excepcional y muy saludable.

Ingredientes:

  • 400gr. lentejas cocidas
  • 400gr. champiñones
  • 1/2 pimiento
  • 1/2 calabacín
  • 1/2 berenjena
  • 200gr harina de garbanzo o de avena
  • sal al gusto
  1. Cortamos las verduras y pochamos, por otro lado lavamos bien las lentejas y las trituramos.
  2. Mezclamos ambas combinaciones y añadimos la harina hasta lograr una masa homogénea. Hacemos la forma y las sellamos con la harina, antes de hacerlas a la plancha.
  3. Un poquito de tomate, lechuga, queso…. y ¡Listo!

Por otro lado Pan proteico, Porque?

Los beneficios de este pan son muchos, primeramente porque el pan proteico es una alternativa a los panes comunes y evita el uso de algunos ingredientes que pueden no ser saludbales. Debido a la proteína que posee es un alimento constructor, lo que ayuda a mantener en buen estado los músculos, la piel, el cabello, las uñas, apoya la formación de enzimas, hormonas y anticuerpos ayudando en la regulación de procesos metabólicos.

La necesidad de las proteínas radica en que éstas contribuyen en el crecimiento, principalmente el desarrollo de los niños ya que se encarga de construir los tejidos y las nuevas células, otros de los aportes tienen que ver con la calidad de los músculos y la mejora del aspecto de la piel y el cabello.

Cómo adecuar el pan proteico en la alimentación

No hay ninguna regla o restricción del consumo, todo dependerá del perfil de cada individuo. Debemos respetar la individualidad de cada persona, así ir ajustando los nutrientes de acuerdo con la dieta.

En términos de calorías, el pan proteico no es muy diferente del pan tradicional, lo que cambia son los ingredientes que componen el producto. La regla para comprobar la calidad y el fraccionamiento adecuado de alimentos consumidos es el punto más importante de la buena nutrición.

Puesto que el cuerpo humano se compone principalmente de agua y proteína, es necesario que la alimentación no sea basada en carbohidratos solamente.

Ingredientes:

  • 2 huevos
  • 150 gr. yogurt natural
  • 25 gr. pipas girasol
  • 15 gr. semillas lino
  • 5 gr. semillas lino molidas
  • 15 gr. semillas chia
  • 5 gr. sésamo
  • 40 gr. salvado de avena
  • 30 gr. avena molida
  • 5 gr. levadura
  • sal
  • almendra molida al gusto
  1. Mezclar el huevo y el yogurt en un recipiente. Batir hasta conseguir que quede homogéneo.
  2. Ir añadiendo el resto de los ingredientes sin dejar de remover, hasta que quede una masa bien mezclada.
  3. Mientras se precalienta el horno a 180º, se deja reposar la masa en la nevera unos 25-30 min.
  4. Prepara una bandeja con papel de horno y empieza a colocar las porciones de pan con la forma y el tamaño que desees
  5. Hornea el pan hasta que este dorado. Tarda unos 20-25 min.
About the author